¿Decoración con plantas? Una idea que sin duda debes probar.

Incluir plantas de interior en la decoración de tu casa u oficina es una manera fácil y natural de aportarle un toque fresco a cualquier espacio o habitación, ya que son capaces de ‘levantar’ un ambiente frio y sin vida y dar un toque de alegría a cualquier rincón.

Las plantas no solo contribuyen a construir una decoración estéticamente atractiva, sino que está demostrado que además tienen beneficios psicológicos: tranquilizan, reducen el estrés, aumentan la eficacia laboral, disminuyen la cantidad de polvo, reducen niveles de gases nocivos como el CO2 o el dióxido de nitrógeno… Las técnicas orientales del feng shui llevan siglos aprovechando todos estos conocidos beneficios y empleando plantas para conseguir ambientes armónicos y serenos.

 Pero además de buscar la especie adecuada, es preciso saber cómo colocarlas, dónde ubicarlas y en qué recipiente. Por eso, traemos para ti una serie de consejos y guías para diseñar tus interiores alrededor de las plantas y hacer que luzcan con estilo.

Para comenzar, es conveniente no pasar por alto algunas cuestiones prácticas, como la cantidad de luz que recibe cada habitación y la temperatura que hace, para elegir en base a estas condiciones la planta ideal para ti.

Por ejemplo: las condiciones de calor y humedad de baños y cocinas implican que solo podemos utilizar ciertos tipos de plantas, por lo que siempre deberemos buscar aquellas estancias de nuestras casas que tengan mejor luz y ventilación. En dormitorios se recomienda utilizar solo plantas de pequeño tamaño, porque emiten CO2 durante la noche, y pueden viciar demasiado el ambiente mientras dormimos.

 Después, debes encontrar el recipiente idóneo, tanto por su aspecto exterior como por sus dimensiones, para que no se quede pequeño en poco tiempo. Los diferentes tipos de plantas, y el recipiente en que las situemos, nos ofrecen muchísimas posibilidades a la hora de recrear distintos ambientes: una flor delicada como una orquídea posee una femineidad y sofisticación innatas, un bonsái consigue que cualquier cuarto respire paz zen (y, además, los cuidados que requiere este tipo de planta es una buena manera de practicar nuestra paciencia y constancia y de relajarnos); los cactus, por sus formas simples y sólidas, encajan a la perfección con los estilos minimalistas…

También tenemos la opción de jugar con las macetas: ¿transparentes para que se puedan ver la tierra y las intrincadas raíces? ¿Un mismo modelo o piezas dispares que resulten en un estilo ecléctico? ¿Maceteros al uso, u otros objetos como regaderas o jarras reutilizadas…? Tenemos tantas opciones que podremos integrar las plantas en cualquier interior y tendencia decorativa.

Otra opción es, en vez de colocar las plantas sobre superficies planas, probar a colgarlas bien del techo, bien de la pared. Los jardines verticales son la solución perfecta para hogares u oficinas que no cuenten con mucho espacio, ya que puedes utilizar sistemas modulares. Las plantas se pueden instalar sobre el soporte antes o después de fijarlo en la pared. Se pone la planta con su tierra dentro de la maceta, se añade abono o se quita tierra para coincidir con el volumen de la maceta, y se engancha al soporte.

Los jardines verticales van bien con cualquier estilo decorativo son perfectos para decorar con plantas en salón. Utiliza un tipo u otro de plantas según el estilo de tu hogar. Por ejemplo, si es de estilo rústico las plantas aromáticas y el musgo resultan perfectas.

El color de las plantas también es parte fundamental en el interiorismo. Por eso, si has creado un espacio demasiado frondoso, donde el verde define de manera (casi) absoluta la decoración, procura elegir acompañantes en tonos neutros (beis, ocre, amarillo mostaza…), especialmente si estamos en el dormitorio y no quieres un conjunto tan audaz como abrumador. Telas, cojines y alfombras en tonalidades claras y suaves, te ayudarán a conseguir la atmósfera que necesitas en esta estancia.

En cuanto a en qué cuartos podemos situar plantas, las tendencias en decoración las están empleando en prácticamente todos, no hay estancia que se le resista ni rincón que no gane puntos ‘deco’ con su presencia. Si vas a colocar varias plantas en un ambiente, trata de buscar que el conjunto tenga ritmo y sea armonioso, combinando plantas con hojas y colores distintos, que impriman fuerza y vitalidad. Cuantos más verdes incluyas en tu composición más belleza y frescura conseguirás: tonos lima, esmeralda, hierba… Igual pasa con las hojas, delicadas, en forma de corazón, largas como una palma… En la variedad está la clave.

Por ultimo recuerda que cada planta requiere un cuidado especial. Son seres vivos, van creciendo y cambiando con los días, consulta antes cada cuántos días es necesario regarlas, así como el fertilizante que debe usar en la época adecuada. Limpia sus hojas y corta las que ya estén secas para permitir que las otras crezcan y así aprovechar al máximo el bienestar que las plantas ofrecen para todos tus espacios y para ti.